El pasado 22 de mayo fui invitado a un programa llamado Los Columnistas, de ABC Radio en Monterrey. El tema de la discusión era la ideología de género y su relación con la educación de los niños.

Debo hablar un poco del contexto para que esto haya pasado.

Los temas de sexualidad humana siempre han sido de mi interés y comúnmente leo al respecto, ya sea libros, artículos o reportajes. Me considero una persona mayormente informada y capaz de dar opiniones fundamentadas en estos temas.

Días antes del programa, uno de los participantes del programa compartió imágenes y comentarios en Facebook que me parecieron ofensivos y sobre todo que promovían la desinformación. Se lo hice saber directamente y me ofreció un espacio en el programa para hablar concretamente sobre la (mal llamada) ideología de género. Sin preguntar mucho, acepté.

El martes 21, despierto y veo que han compartido la siguiente imagen:

Columnistas_Debate_Fb_post
Imagen utilizada en Facebook para anunciar el programa. Yo no fui consultado para el nombre que le dieron, el cual considero fue inapropiado.

Me sorprendieron dos cosas. Primero, el título, el cual me pareció muy sensacionalista. Yo no estaba enterado que en días anteriores se había llevado a cabo un Drag Queen Story Hour (lectura de cuentos para niños por drag queens) en instalaciones cercanas al Tec de Monterrey, menos que había sido una controversia. Parecía entonces que querían enfocar el debate en el evento.

Lo segundo que me sorprendió fue la participación del diputado Carlos Leal. A este personaje lo conocía de redes sociales por sus posturas fuertemente en contra de los derechos LGBT+ y los derechos reproductivos de la mujer. Tenía una idea muy negativa sobre su persona y me puso muy nervioso el tener que discutir con él.

Afortunadamente, me contactaron varias personas para darme apoyo y también fui con la asociación El Clóset LGBT, A.C., quienes también me ayudaron con mis argumentos y me compartieron información que me podría ayudar en el debate.

El debate se llevó a cabo de manera muy respetuosa y civilizada, un alivio después de ir preparado para lo peor. Debo reconocer que los panelistas del programa (salvo el diputado) se mostraron en entera disposición de escuchar mi punto de vista y jamás me limitaron en lo que podía decir.

Al siguiente día compartí la siguiente reflexión en mi Facebook.

Mi reflexión sobre el debate del día de ayer es que hay mucha desinformación. Lo primero que habría que hacer antes de discutir sobre estos temas es entender conceptos básicos de sexualidad e identidad de género y, ya asimilado el conocimiento, ahora sí hablar responsablemente. Creo que la conversación se vio entorpecida muchas veces por no tener esas cosas claras.

Hablando del diputado Carlos Leal, me atrevo a decir, sin temor a equivocarme, que es una persona extremadamente prejuiciosa debido a su ignorancia en temas de sexualidad humana, y lo peor de todo es que no tiene la voluntad de aprender y mejorar. Terminando el programa, ya fuera del aire, le preguntaron qué haría si uno de sus hijos fuera gay, a lo cual respondió: “Yo estoy seguro que mi hijo no va a ser gay porque ha recibido la mejor educación”. En su mente, la orientación sexual es algo que los padres pueden ayudar a moldear (totalmente falso). Y sobre el tema trans le falta mucho por aprender. Él ni siquiera cree que es una condición real, sino algo impuesto o inventado por la “ideología de género”.

El tema es amplio, el tiempo era poco, pero si algo positivo se puede sacar de todo esto es reconocer que necesitamos estar mejor informados. Recalqué mucho lo de hablar directamente con las personas porque sé que a mucha gente le da hueva leer, pero iniciar una conversación y escuchar atentamente es algo que todos podemos hacer fácilmente.

Cuando hablemos de qué es lo que deben o no aprender los niños, tenemos que escuchar a la gente experta en la materia (psicólogos, sexólogos, etc.) y no a personas cuya información viene de teorías de conspiración. Si escuchan a alguien utilizar el término “ideología de género” para justificar alguna idea, es seguro que está desinformado.

Ahora a casi una semana del evento, me siento agradecido por la oportunidad de contribuir a la causa de la comunidad LGBT+ en mi ciudad, aunque sea de manera pequeña. También me siento optimista porque me di cuenta que sí se puede llegar a un punto en común de entendimiento con quienes piensan diferente a nosotros, sobre todo si somos firmes en nuestras convicciones, pero también respetuosos y asertivos.

Aquí está el video completo del debate.

o

Link al video en Facebook